Focusing


Si tienes dolores de cabeza habituales, tensión en la espalda, palpitaciones, sensaciones complejas de presión, calor, picor u otras en tu pecho, diafragma, garganta, zonas del bajo vientre o cualquier otra zona de tu cuerpo podemos trabajar con ellas a través del Focusing.

El focusing es una técnica de conciencia corporal para contactar con las sensaciones sentidas, obtener información sobre ellas y generar la curación.

A veces cuestiones emocionales nos generan tensiones que pueden desenvocar en dolores o incluso enfermedades crónicas. A través del Focusing podemos visualizar estas sensaciones y permitir que se disuelvan y desaparezcan.

Esta fue la aportación más importante que hizo Eugene Gendlin, filósofo experiencial y psicoterapeuta, a partir de los años 60.

Se basa en 6 pasos:

  1. Despejar un espacio. Consiste en tomarse un tiempo y espacio tranquilo para contactar con una sensación.
  2. Identificar una sensación.
  3. Simbolizar la sensación mediante palabras, dibujos, etc.
  4. Resonar. Ver si lo simbolizado corresponde a la sensación sentida y si no re-ajustarlo para que así sea.
  5. Hacer preguntas. ¿Qué necesita esa sensación? ¿Qué te gustaría hacer? Etc. y Ver qué sucede después con la sensación sentida.
  6. Recibir nuevas sensaciones: experiencias físicas y psicológicas. Agradecer el proceso realizado.

Persona tumbada en sesión de Focusing.