Con la Terapia Centrada en la Persona podrás conectar contigo misma/o y darte el valor que te mereces. 

Es un tipo de terapia no directiva. Se basa en la idea de que existen unas condiciones que pueden llevar al ser humano desarrollarse como tal.

Al igual que una planta si le das agua, luz y calor tiene todo lo necesario para transformarse en una flor y dar frutos, un ser humano también. 

Las condiciones para un ser humano son:

  • Aceptación incondicional positiva. (Ser mirado sin Juicio y con cariño)
  • Empatía.
  • Congruencia.

Te ayudará a ser consciente de tu malestar corporal, mental y emocional y ponerle remedio, te permitirá controlar y reducir el estrés y dolores de cabeza asociados.

Se ve a un terapeuta en actitud comprensiva y a su cliente. Terapia centrada en la persona.
Se ve a un terapeuta en actitud comprensiva y a su cliente. Terapia centrada en la persona.
93 %
EMPATÍA
97%
CONGRUENCIA
95%
CONSIDERACIÓN POSITIVA